“… illam villam cui nomen est Sacedon quae est yusta Cegam, cum istis terminis, sicut dividit illud pinar quod estinter Baguilafont et Cegam…”

Historia de Lastras de Cuéllar

historia lastras de cuellar

Etimología

La Lastra, La Lastra de Cuéllar y Lastras de Cuéllar

Lastras de Cuellar ha tenido varias denominaciones a lo largo de su historia. La primera, La Lastra, usada desde sus origenes hasta mediados del S. XIX (existe documentación que emplea éste término hasta en 1859). La segunda, en la cual se añade el termino de Cuellar, pasandose a denominar La Lastra de Cuellar, utilizándose hasta el último decenio del S. XIX y, a partir de ese momento, se añade el plural y pasa a denominarse Lastras de Cuellar.

El topónimo lastra, muy difundido en la provincia de Segovia, tiene un origen incierto, posiblemente latino, haciendo referencia a las lajas de roca, lanchas o piedras llanas que se colocaban en la construcción de las calzadas romanas. Después ha sido profusamente utilizado en lugares de repoblación medieval riojana y vasco-navarra (arlasta [en euskera] = losa de piedra formada de manera natural), como Burgos o Soria, dando nombre a numerosas localidades segovianas (Lastras del Pozo, Lastras de Cuellar, Lastras de Lama, La Lastrilla), infinidad de topónimos de parajes, e incluso ermitas y vírgenes (Virgen de La Lastra en Arcones).

Derivado de este término, se usa en Segovia el vocablo ‘lastreño/a’ para designar a un terreno de lastra poco apto para el cultivo (Calleja, 1996), debido a la delgadez de los suelos fértiles y a la escasa profundidad a la que aparecen las rocas calcáreas, que les confieren una alta pedregosidad. ( Andrés Diaz Herrero – Origen y Evolución Geológica de Segovia)

Escudo

 

El escudo heráldico que representa al municipio se blasona de la siguiente manera:

«Escudo medio y partido. Primero de gules, alférez real con pendón gironado de plata. Segundo de plata, dragón de sinople. Tercero de azur, puente de un arco de piedra mazonado en sable y lastra (losa) en palo. Al timbre, corona de marqués.»

Boletín Oficial de Castilla y León nº 200/1991 de 17 de octubre de 1991

Lastras en la historia

Prehistoria y antigüedad

No tenemos ninguna evidencia de la presencia humana en nuestras tierras en la epoca preromana, la region situada en zona de los Vacceos bien podría haber albergando algún pequeño asentamiento aprovechando la abundancia de agua y caza.

La presencia romana en la comarca está documentada en la vecina Cantalejo y en la Villa Romana de Santa Lucia en Aguilafuente.

Edad media

La llegada de los musulmanes al valle del duero en el año 714 deja a nuestra región en una zona de frontera prácticamente despoblada entre los reinos Cristianos del Norte y los Musulmanes del sur.

Conde Pedro Ansurez

Tras la batalla de Simancas en el 939 se inicia la repoblación de la zona de Cuéllar  por castellanos viejos a instancias de los condes de Monzón

Esta primera repoblación se ve súbitamente paralizada por la llegada de Alzmanzor y sus ejércitos que en el año 977 arrasan con la zona matando o llevándose prisioneros a sus habitantes.

Tenemos que esperar a la toma de Toledo por Alfonso VI en el 1085 y el cambio de la frontera al Tajo para consolidar la repoblación de la zona gracias al Conde Pedro Ansurez que trae vasallos de sus dominios de Saldaña, Carrion, Monzon y  Torremonjon para repoblar las tierras recién conquistadas.

La repoblación de Cuéllar y su entorno llevó consigo la creación de la Comunidad de Villa y Tierra, al frente de la cual estaba el concejo, y que consistía en la unión, bajo un régimen común, de la ciudad o villa que era cabeza de la comunidad y de los poblados situados en su término.

De este movimiento repoblador y de su continuidad en los años siguientes se derivan la inmensa mayoria de los nucleos habitados que hoy conocemos en la comarca de Cuéllar.

Muchos de ellos surgieron durante los siglos XII y XIII como pequeños núcleos aldeanos vinculados a la realización e actividades económicas agrícolas, ganaderas y de aprovechamiento de los importantes recursos forestales de la zona.

Entre estos nuevos asentamientos que surgen gracias a la labor repoblada organizada por la Villa encontramos varios asentamientos en lo que hoy dia es el término municipal de Lastras de Cuéllar.

Estos asentamientos, de desigual importancia y extensión, que unas veces se sucedieron en el tiempo y otras fueron coetáneos, han sufrido a lo largo de los siglos diferentes y variadas visicitúdes históricas que han  ocasionado, según los casos, su desaparición, la modificación de sus caracteres originarios, el cambio de su nombre e incluso su total desaparación.

 

Buena parte de la actual configuración del espacio natural y de la distribución de la población de Lastras de Cuéllar se explica a partir de la evolución histórica de dichos núcleos de población:

Santa Maria de Salcedón

Santa Maria de Salcedón

La primera refencia histórica con la que contamos sobre los poblamientos medievales localizados en el actual término municipal de Lastras de Cuéllar se refiere a la donación de la Villa de Sacedón al obispado de Segovia, realizada por Alfonso VII a  mediados del siglo XII. En esta donación se indica que se trata de:

“… illam villam cui nomen est Sacedon quae est yusta Cegam,

cum istis terminis, sicut dividit illud pinar quod estinter Baguilafont et Cegam…”

Como puede verse, la referencia es explícita, y situa este núcleo de población en las proximidades del rio Cega y cerca tambien de Aguilafuente.  Además, en el Fuero Latino de Sepúlveda aparece alguna alusión a Santa María de Sacedón. Todo ello apuntaría, por tanto, a considerar un temprano poblamiento iniciado a finales del siglo XI o prinicipios del XII y que debio alcanzar cierta importancia relativa en la comarca. Las referencias posteriores son muy escasas desapareciendo totalmente en el Libro de Ordenanzas de Regimientos de 1546 lo que hace suponer que este habitat habría quedado ya despoblado.

Respecto a la localización de Sacedón puede decirse que se encuentra en las proximidades de lo que actualmente es la Ermita de Nuestra Señora de Salcedón, patrona de Lastras y cuya festividad se celebra con una Romería que se acompaña de muestras de folklore tradicional. Se encuentra situada, por tanto, al sur-sureste de Lastras, en las proximidades el camino que se dirige a Aguilafuente, a una distancia de unos 1300 metros del nucleo urbano.

La Serreta

La Serreta

Aparece citada en el Fuero de Sepúlveda aunque no contamos con ninguna otra constatación de este habitat hasta que en el siglo XV el Duque de Alburquerque realiza algunas modificaciones en este paraje. Sería, por tanto, un asentamiento poco importante y de muy dificil localización, que posteriormente cambiaría de caracter en la época bajomedieval cuando se levantan, en lo alto de la colina, una serie de edificaciones destinadas a acoger al señor de la Comunidad de Cuéllar.

La Serreta se encuentra situada al sur-suroeste de Lastras,  en dirección a Fuentepelayo, junto al rio Cega y a unos 2500 metros de la localidad. En ella se encuentra la Ermita del bosque o de San Antón, vinculada tambien a la realización de importantes romerias, como la de las Águedas, a las que acudian tanto los vecinos de Lastras como los de otras localidades próximas.

 

 

San Esteban

San Esteban

La primera referencia documental relativa a San Estebán data de mediados del siglo XIII  (en concreto de 1247)  y posteiormente se alude a él con cierta asiduidad, apareciendo en ocasiones, nombrado como San Estebán del Pinar o tambien como Santiestevan. Constituyo un importante nucleo de población que se prolongó hasta el siglo XVII y que tenía cierta importancia dentro de la Comunidad de Villa y Tierra. Hasta un momento tan relativamente próximo como los años cuarenta y cincuenta del pasado siglo se ha conservado una parte importante de la torre de su iglesia. Como suele ser corriente en estos casos, tanto la campana como alguna de las tallas de la iglesia de San Estebán se transladaron a Lastras, y estre estas destaca la imagen de Santa María Magdalena que se conserva en la actualidad en la iglesia parroquial.

San Estebán estaba situado a unos 2000 metros del actual casco urbano de Lastras en dirección noroeste, siguiendo el camino que conduce a las lagunas Tenca, Lucía y Carrizal, y el pago denominado de los “paredones”, las construcciones se extendían por la superficie que delimitan los arroyos de la Cigüeña, de la Haya y de las Caces.

La Lastra

La Lastra

La Lastra es el poblamiento histórico mas importante de la zona y su emplazamiento coincide con el actual pueblo de Lastras. Es éste, por tanto, el único asentamiento humano que ha mantenido continuidad en su poblamiento hasta el presente. Y puede decirse que durante la mayor parte de su existencia este nucleo ha sido conocido como la Lastras ( en singular ), pues solo desde el primer tercio del siglo XIX se le denomina Lastras, en plural.

La primera referencia con la que contamos sobre La Lastra data de 1210, y se refiere a una confirmación de concesión de término y de límites realizada por Alfonso VIII  a la Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda. En ella se cita a la Lastra como uno de los límites con la vecina Comunidad de Cuéllar. Con posterioridad las alusiones documentales son relativamente numerosas, sobre todo en la época final del medievo, en la que podemos encontrar interesantes referencias sobre su situación fronteriza, el aprovechamiento de las importantes masas forestales que la rodean y su importante producción artesanal. La Lastras pertenecía al Sexmo de Hontalbilla, y según parece tenia cierto peso político en este.

Durante el siglo XVI La Lastra se convierte en el principal proveedor de teja y ladrillo de la Comunidad de Villa y Tierra de Cuellar. Asímismo el aprovechamiento de la enorme masa forestal se convierte junto a la agricultura y la ganadería en el principal medio de subsistencia de sus vecinos. La evolución demográfica de La lastra ( Lastras de Cuellar ) fue variando de forma importante durante los siglos XVI, XVII y XVIII como consecuencia de las crisis económicas relacionados con la cosecha.

Entre Cuéllar y Sepúlveda

La estrátegica situación de estos nucleos urbano, principalmente La Lastra  y San Esteban, eje de union entre las Comunidades de Villa y Tierra de Cuéllar y Sepúlveda junto a la importante via de comunicacion que se adentraba hacía el sur, en direccion a Segovia trajeron consigo un creciente trasiego comercial realzando la importancia del paso sobre el rio Cega. Como un aspecto perfectamente representativo de esta movilidad comercial en aumento, puede verse como a principios del año 1489 un vecino de Segovia, llamado Juan de Arauz, se presenta ante el Concejo de Cuéllar acompañado de una carta del Duque  de Alburquerque, pidiendo la autorización correspondiente a ese concejo para construir un mesón junto al puente de Aguilafuente, un lugar próximo a la aldea de la Lastra por donde pasaban a diario muchos caminantes y comerciantes.

El aprovechamiento de la masa forestal y el papel de La Lastra y San Esteban como punto de union entre ambas Comunidades supuso numerosos enfrentamientos. En estos casos, lo habitual era que los representantes de Cuéllar y Sepulveda se reunieran en el límite mismo de sus jurisdicciones y debatieran sobre el terreno las cuestiones pendientes. Aunque estas reuniones seguramente no tenian una periodicidad determinada, gozaron sin embargo de cierta tradición e importancia, de tal manera que incluso el lugar donde se celebraban acabo tomando su nombre. Esto es lo que ocurrio con el conocido como “Cotarro Consejero” situado precisamente dentro del término municipal de Lastras, al sureste del actual casco urbano y a una distancia de unos seis kilometros del mismo.

La importancia que tuvo este pinar comunal y el sistema conjunto de aprovechamiento ha llegado hasta nuestros dias, como lo demuestra los pinares de   “Ensanchas de Navacedon” y “Comun grande de las pegueras

 

Villa y Tierra de Cuéllar

Límites de la antigua Tierra de Cuéllar

La Comunidad de Villa y Tierra de  Cuéllar se dividió en 6 sexmos (6 partes). El principal era lo que se llamaba Villa y estaba compuesto por la propia villa de Cuéllar y los arrabales de Torregutiérrez y Escarabajosa. Los otros 5 sexmos componían la Tierra y tomaban el nombre de la población más importante:

  • Sexmo de Montemayor, al noroeste de la comarca, (cuyos terrenos ocupan hoy parte de la provincia de Valladolid), con Montemayor, San Miguel y Santiago del Arroyo, Viloria y San Cristóbal.
  • Sexmo de Valcorba, al noreste de la comarca (también ocupa los terrenos que son hoy de la provincia de Valladolid), con Santibáñez, Cogeces del Monte, Torrescárcela y Aldealvar, Bahabón y Campaspero.
  • Sexmo de Hontalbilla, al este de la comarca, con Hontalbilla, Lastras de Cuéllar , Adrados, Perosillo, Olombrada, Moraleja, Fuentes, Lovingos, Dehesa, y Frumales.
  • Sexmo de Navalmanzano, al sur de la comarca, con Navalmanzano, Zarzuela del Pinar, Sanchonuño, Gomezserracín, Campo, Chatún, Pinarejos, San Martín y Mudrián, y Navas de Oro.
  • Sexmo de la Mata, al suroeste de la comarca, con La Mata, Vallelado, Chañe, Arroyo, Fresneda, Naharros, y Samboal.

 

Edad Moderna

Como el resto de la comarca, a partir del siglo XVII comienza una época de decadencia, principalmente por el desarrollo de las ciudades en perjuicio del campo y el cambio de la economía, donde destaca la depreciación de las materias primas como la lana o los cereales en favor de los productos manufacturados o la desventaja del comercio interior con el comercio americano.

 

Siglo XX

La economía de subsistencia y los movimientos migratorios hacia centros urbanos, principalmente Madrid, Valladolid y País Vasco, han contribuido a la despoblación de Lastras. Demográficamente destaca su elevada media de edad y el incremento estival con la llegada de las vacaciones

 

Demográfia

Gracias al detallado estudio de Felix Martin  podemos observar la evolución de la población Lastreña desde el siglo XVI hasta hoy en dia.

La primera referencia, en el censo de los millones, nos ofrece cifras modestas (55 vecinos) en comparación con los pueblos cercanos. Con estos datos podemos deducir un retraso en el desarrollo de Lastras hasta esta época con respecto a los pueblos de la zona, que se vería corregido en los siguientes siglos con incrementos poblacionales mayores que los pueblos de alrededor.

El siglo XVIII sería de fuerte crecimiento como lo indican los datos extraídos del Catastro de Ensenada y sobre todo el Censo de Floridablanca, en el que se suman 782 habitantes, alcanzando a los pueblos que pocas décadas atrás le superaban en habitantes de manera significativa. Este crecimiento se vería truncado en 1804 debido a la mortandad acaecida ese año, perdiendo parte de su población, aunque ya no alteraría su posición relativa ya que los demás pueblos analizadas tendrían las mismas circunstancias.

La primera mitad del siglo XIX fue un periodo de recuperación de la población. A partir de la mitad del siglo, cuando empezamos a contar con estadísticas más regulares y homogéneas, el crecimiento de la población se realizaría de forma lenta y continuada. En el Libro de Matricula de 1830 el pueblo no llegaría a los setecientos habitantes, en 1857 la cifra alcanzaría 872 para finalizar el siglo en torno a 905 personas.

Esta dinámica cambia con la llegada del siglo XX. En los primeros cuarenta años la población crece un 47 %. sobrepasando los  1300 habitantes. Esta tendencia se trunca de forma drástica en la década de 1960-70 por el éxodo a las grandes ciudades industriales de Madrid, Barcelona, Bilbao…

Tras una leve recuperación entre 2009 y 2011 favorecida por el regreso de los jubilados y una pequeña cantidad de inmigrantes relacionados con la tareas agrícolas la dinámica vuelve a cambiar hasta sobrepasar por muy poco los 400 habitantes censados.

 Evolución de la población de Lastras a partir del siglo XVI

 Datos demográficos

Lastreños en el extranjero

Lastreños en el extranjero

Evolución de la población desde 1900

Evolución de la población desde 1900

Piramide de población

Piramide de población

Habitantes por lugar de nacimiento

Habitantes por lugar de nacimiento

Datos obtenidos de la web www.foro-ciudad.com

 

Visita la sección reportajes históricos de Lastras de Cuéllar

historia de lastras de cuellar

Personajes, historias y leyendas de nuestro pueblo

Monumentos y lugares de interés

Iglesia de santa María Magdalena.

Edificio de una sola nave con yeserías barrocas, conserva su retablo mayor de época barroca y algunas piezas de plata entre las que sobresale la custodia de sol hecha en Valladolid en 1825.

La primera documentación que encontramos sobre la iglesia es del año 1446 y habla del mal estado de la misma por lo que es muy probable que la construcción original sea del siglo XIV o incluso XIII.

Casi todas las iglesias de la Tierra de Pinares se construyen con elementos románicos pero la pobreza de los materiales hace que sean ampliamente reparadas, ampliadas o reedificadas  en épocas posteriores. ( ver “El cura Chicote y la construcción del crucero de la iglesia“)

Palacio de la Serreta

Cerca del pueblo se localiza la finca de La Serreta, un bosque dedicado a la caza durante siglos, donde Beltrán de la Cueva primer duque de Alburquerque construyó un palacio en el siglo XV que todavía se conserva.

En la actualidad sigue existiendo actividad en la finca y es considerada una de las fincas de caza más antiguas de España.

Cercana al palacio, se conserva otra pequeña ermita, que perteneció en su tiempo al despoblado de su nombre.

Ermita de la Virgen de Salcedón

Construida en los terrenos que debió ocupar el despoblado de Sacedón  en ella encontramos la talla de la Virgen de Salcedón del siglo XII.

La leyenda de la Virgen de Salcedón cuenta que mientras unos pastores andaban en el campo se les apareció la imagen de la virgen. Esta, se sentó en una roca y se convirtió en la talla que conocemos hoy.

Más tarde, los vecinos se la intentaron llevar al cercano pueblo de Aguilafuente para lo cual se cargó la imagen sobre un carro tirado por bueyes, sin embargo, los bueyes no pudieron tirar del carro, se quedaban atascados, se les hundían las patas a los animales y las ruedas del carro.

Este hecho fue interpretado como un mensaje de la virgen, que no quería que la trasladasen del lugar donde se había aparecido por lo que la imagen se quedó en ese lugar, sobre el cual se construyó una ermita, la que es en la actualidad la ermita de Nuestra Señora de Salcedón.

( leyenda de la virgen y análisis artístico )

El edificio actual tal y como figura en su puerta norte es de finales del XIX.

Cultura

Lastras también tiene sus artistas reconocidos. Tal es el caso de Ignacio Sanz , alfarero, escritor y narrador oral.  En su  obra encontramos una gran cantidad de trabajos de  carácter etnológico  sobre tradiciones orales, juegos, artesanías, la matanza del cerdo o la cultura del vino.  Muchas de ellas teniendo a Lastras como epicentro. Autor, asimismo, de una extensa obra narrativa.

En pintura, Teodoro Sanz, Teosanz, un pintor orgulloso de su tierra, cuya creatividad ha encontrado merecido reconocimiento en España y mas alla de nuestras fronteras.

 

 

 

Bibliografía

La Comunidad de Villa y Tierra de Cuéllar a partir de las Ordenanzas de 1546, apunte para la historia local de Lastras de Cuéllar.  Emilio Olmos Herguedas

El Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España y sus posesiones de ultramar (1845-1850), Pascual Madoz

La España geográfica, histórica, estadística y pintoresca de Francisco de Paula Mellado.

Diccionario Geográfico de España tomo 11 Huali-Madrid, ediciones del Movimiento

Wikipedia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies