El rio Cega volverá a perder caudal ecológico

La tercera fase de recarga del Carracillo, impulsada por la Junta, reduce el caudal ecológico del río para su sostenibilidad de casi 7.000 a poco más de 1.000 litros por segundo.

La edición digital del periódico «El Adelantado de Segovia» publicada ayer un interesante artículo sobre los nuevos planes de recarga del acuífero del Carracillo y su impacto en el caudal del río Cega:

Fuente: eladelantado.com


Dinamización económica y protección ambiental se enfrentan en la tercera fase de la recarga del Carracillo. La Comunidad de Regantes pide aprovechar el río Cega para sus explotaciones y la Junta de Castilla y León impulsa un proyecto “fundamental en el medio rural” frente a la oposición de colectivos vecinales de la zona, especialmente Gomezserracín y su pinar, y plataformas ecologistas que temen las consecuencias. Todo se resume en una pregunta: ¿Cuánta agua podemos quitar al Cega sin que se perturbe su funcionamiento natural y conserve sus especies autóctonas?

La incógnita vertebra el informe de Diego García de Jalón, catedrático de la Universidad Politécnica de Madrid, y José María Santiago Sáez, doctor en Hidrobiología por la misma universidad. Lo solicitó la Dirección de Medio Natural y sus conclusiones son la base de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), de junio de 2019. Su análisis pormenorizado del Cega ilustra la fuerte disminución de caudal en las últimas décadas y la pérdida de biodiversidad.

La Comunidad de Regantes del Carracillo, constituida en 1999, agrupa a más de 700 comuneros y 7.586 hectáreas. El nuevo proyecto pretende ampliar el periodo de derivación de agua dos meses más, hasta los seis (del 1 de diciembre al 31 de mayo), con una derivación máxima de 14 hectómetros cúbicos al año mediante la instalación de tuberías para recargar el acuífero. Está a la espera de que el Ministerio para la Transición Ecológica tramite la modificación de las características de la concesión -pretende modernizar 3.000 hectáreas-, paso imprescindible para ejecutar las obras.

El promotor del proyecto es el Instituto Tecnológico Agrario (Itacyl). Su subdirector, Rafael Sáez, habla del caudal ecológico -el mínimo para mantener la sostenibilidad de las especies- como el meollo de la cuestión. “No había estudios de caudales ecológicos en ese tramo. Se encargaron para tener la seguridad de que los datos eran los adecuados”.

Itacyl encargó a la empresa Everis un informe en 2018. García de Jalón y Santiago pusieron en duda su metodología al entender que midió el caudal de forma anual -recomendaba limitarlo al periodo de la extracción- y que la estación de muestreo estaba en una zona de mayor pendiente que el promedio del río, pero da por bueno su caudal ecológico mínimo de 953 litros por segundo, más que los 610 con los que partió el proyecto. La Declaración de Impacto Ambiental refrenda esa cifra; a partir de ahí, la Confederación Hidrográfica del Duero puede elevarlo, como hizo a 1072,44, la suma del caudal original y el abastecimiento de la Mancomunidad de Las Lomas.

Agua para todos

La plataforma ‘Cega el Río que nos Une’ pide mantener el caudal anterior, 6.788 l/s. Entiende que las condiciones actuales de la recarga respetan la dinámica natural del río y avisa de los efectos a la diversidad, al abastecimiento humano, industrial y agrícola. “No solo tiene que haber agua para el Carracillo, tiene que haberlo para todos”, subraya su vocal Antonio de Benito. “En algunos casos podrían llevarse hasta el 70% del caudal para el regadío. Nosotros creemos que la evaluación ambiental no ha sido correcta. Vemos un problema muy importante porque se van a sobrexplotar las aguas del Cega y el monte de Gomezserracín”.

Sáez legitima la evaluación. “Como no somos expertos, tenemos que encargárselo a empresas que son solventes en este tipo de estudios. La empresa tuvo bastante trabajo porque en aquel momento el caudal del río casi no permitía ni acercarse”. Y defiende como responsable la actuación en Gomezserracín, una zona de pinar de unas 1.200 hectáreas. “Las masas de pinar cercanas a la recarga actual muestran que estos procesos no tienen una influencia negativa sobre la masa de pinar, sino todo lo contrario”. La pandemia ha ralentizado el proceso de exposición pública en los ayuntamientos, pendientes de añadir las alegaciones de sus propietarios.

La plataforma cree que las tierras del pinar “se van a utilizar como un embalse” y teme el contraste entre el exceso de agua en invierno con la sequía de verano. “Va a someter a un enorme estrés hídrico y la mayoría de los pinos no van a poder adaptarse”. La DIA contempla un plan de seguimiento, con una serie de parcelas de muestreo.

Un caudal en descenso

El caudal del Cega está en clara caída. En los últimos 40 años, el caudal medio ha bajado un 27% (de 3,3 a 2,8 metros cúbicos por segundo), el máximo un 36% (de 38 a 24 m/s) y los mínimos un 84% (de 0,33 a 0,5 m/s). “Se ha comprobado que esta disminución de caudales no corresponde a una disminución similar en las precipitaciones. Por tanto, habría que pensar en otros motivos, tales como la derivación de caudales”, sostiene el informe.

Sáez cree que el caudal original no era una medida realista. “El caudal que cumple con los requerimientos ambientales es el que ha resultado. Habrá opiniones de todo tipo, pero es la referencia que hay que respetar porque se ha analizado con una profundidad tremenda. Y lo demás son teorías”. Y pide evaluar el descenso en su contexto. “Es verdad que hay menos aportación de agua, pero también más fenómenos de irregularidad. Cuando haya caudales superiores, hay que aprovecharlos; y cuando estén bajos, no se podrá derivar”.

Además, cita crecidas como las que han ocurrido en los últimos meses. La normativa no permitiría a los regantes llevarse el agua de más que caiga en una determinada época del año. La cuantía a extraer y el periodo están ya fijados.

García de Jalón y Santiago alertan en su informe de la falta de supervisión: “No nos consta que exista un control eficaz sobre las cuantías de agua que se extrae, por lo que ante una demanda creciente del riego estimamos que esta presión es muy impactante”. Sáez asume el problema como “una de las cuestiones fundamentales” en su conversaciones con el Ministerio, que ha requerido una información detallada sobre cómo se va a hacer el control, no solamente de la zona nueva, sino de toda la Comunidad de Regantes. Asegura que hay instalados contadores que están funcionando en la parte sur. En la parte nueva también habrá “un sistema de control preciso” de cara a “hacer una gestión correcta”.

Itacyl garantiza el cumplimiento. “Lo que está claro es que la tercera fase va a ser totalmente precisa y se gestionará de manera telemática, como en todas las comunidades que hemos modernizado”. Tras la concesión habría un periodo de 36 meses de obras. La Junta pagará el 71% de la inversión (20 millones de euros) y el 29% restante corresponde a los regantes (8,4 millones). El proyecto contempla mejorar el regadío de la zona norte a través de una red de tuberías hacia las localidades de Sanchonuño, Remondo, Arroyo de Cuéllar y Fresneda de Cuéllar.

Sáez subraya que el regadío aumenta la competitividad de las explotaciones y la seguridad de los productos. “Hay pocas herramientas para el desarrollo rural que puedan presentar esta eficacia. Donde hay regadío, hay tres veces más densidad de población; la renta y el empleo del regadío es tres veces mayor que una de secano. Y luego está la vinculación a la industria agroalimentaria, que en el caso del Carracillo es evidente. Es el modelo al que tenemos que aspirar en todos los sitios”. Habla de su poder de exportación y de la “igualdad” en la mano de obra, con más presencia femenina.

El 23% de las 17.773 hectáreas hortícolas de Castilla y León están en la provincia de Segovia. De ellas, el 91% se encuentran en la comarca de Cuéllar, que hospeda la zona del Carracillo. La plataforma es escéptica sobre ese valor socioeconómico. “Producirá beneficios económicos a algunas empresas, pero no a la comarca. Es un trabajo temporal, mal pagado. Si cogemos los datos de población, aquí todos vamos para atrás”. Lamentan que los regantes no paguen un canon por usar agua y que esos productos “acaben vendiéndose en Londres o Berlín”, dejando poco beneficio tangible en la economía local.

Sáez replica: “Sin esto, la población probablemente sería de tres habitantes por kilómetro cuadrado. Y el Carracillo está lejos de esos números. Ojalá tuviéramos esas densidades de población en todo el territorio rural. Si queremos poner soluciones, hay que hacer cosas. Aquí milagros no hay; y el que lo conozca, que lo diga pronto”.

La plataforma alerta también sobre la huella hídrica: hay un 25% de agua que no vuelve al río. “El agua que se gaste debe de poder reponerse en el año hidrológico”. Sáez entiende que la tercera fase puede ayudar a un uso responsable. “Ahora mismo la actividad se basa en el uso de agua subterránea. Si conseguimos recudir esa presión, estaremos beneficiando su recuperación”.

La metáfora de la manta ilustra el dilema del Cega. “Hay una Declaración de Impacto Ambiental que establece hasta dónde puede llegar la manta sin que nos destapemos”, asegura la Junta. La plataforma valora que el río se conserva porque gran parte de su recorrido está lejos de zonas industriales o de gran población. “Batallamos para que se mantenga vivo, limpio y con agua. Y la tercera fase de recarga del Carracillo es una gran amenaza”. El caudal es solo una cifra, pero el agua, bien escaso, nunca sobra.

Sin rastro de lamprehuela y barbo

En cuanto a la biodiversidad, el informe señala ocho poblaciones de peces. “La situación de las comunidades fluviales del río Cega se ha degradado en las últimas dos décadas”. De ellas, concluye que la lamprehuela y el barbo han desaparecido. De la primera, “desconocemos las causas para ello”; por su parte, el barbo es la más exigente en cuanto a caudales y la que más sufre el estiaje. Además, señala que la boga es “muy ocasional” y lo explica “por la pérdida de condiciones del hábitat, esencialmente por la pérdida de caudal”.

Por tanto, la comunidad del Cega se compone de tres especies autóctonas. La bermejuela, que aguanta mejor los estiajes por su reducido tamaño; el bordallo es depredador de invertebrados, y la trucha común, abundante en tramos de montaña y buena nadadora contra corriente, se está asentando también en los tramos más bajos. Hay otras dos especies importadas: el gobio, muy numeroso, y la tenca, más reducida.

El tramo medio y bajo del Cega, hasta su desembocadura en el Duero, constituyen un espacio protegido por la Red Natura 2000. Nace en la Sierra de Guadarrama, a 1.900 metros, y recorre 135 kilómetros. Tiene cuatro estaciones de aforo (Pajares de Pedraza, Aguilafuente, Lastras de Cuéllar y Megeces, en Valladolid).

“Los vertidos no paran”

Los vertidos son básicamente urbanos, según el inventario de la Comisaría de Aguas de la Confederación Hidrográfica del Duero. “Existen escasos vertidos industriales o agropecuarios, si bien hemos podido detectar la existencia de algunos colectores que emitían aguas residuales de granjas, posiblemente de modo furtivo”, sostiene el informe.

La plataforma muestra su preocupación. “Llevamos años denunciado vertidos y lo cierto es que no paran”. A finales de 2020 proliferaron. El 18 de septiembre, en la confluencia del Cega y el Pirón, a la altura de la depuradora de Íscar. En noviembre, en el arroyo de Jaramiel, afluente del Pirón, las aguas venían blancas. “Hay mucha concentración de contaminantes en estos arroyos”. A finales de noviembre, aparecieron peces muertos en el Pirón. Una lista que se une a la de años previos. “Cada vez tenemos menos agua y de peor calidad”.

Si te ha gustado comparte en redes sociales:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Más
artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2006 – 2021 © All rights reserved.
Alojada en Avantys.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies