Donde Beben los Caballos

LastrasdeCuéllar

Fecha

Tiempo de lectura: 3 minutos
donde beben los caballos


«El lector que acerque su mirada a las paginas que siguen, no encontrará en ellas unas memorias o una biografía por extenso del periodo de vida que aquí se trata, un periodo que abarca desde esa primera infancia capaz de fijar recuerdos, siquiera balbuceantes o en forma de desvalida imágenes, hasta el difuso umbral de la adolescencia. No se trata, digo, de dar rienda suelta a las palabras  y que estas se desboquen en el papel, muy al contrario, he tratado de enhebrar un recuerdo tras otro, procurando volcarlos en la pagina tal como han surgido, sin pretender agotar los recursos narrativos.»

EDITORIAL: Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Segovia. Obra Social y Cultural

COLECCIÓN  Tertulia de los martes nº 18

PÁGINAS 192

ISBN  978-84-96145-12-2

Donde comprarlo: https://www.iberlibro.com/buscar-libro/titulo/donde-beben-los-caballos/

Extracto:

“Ahora sé que llamamos así -la panera- a un edificio que debe  el nombre al hecho de haber servido de Alhóndiga ( depósito donde se almacenaban el grano del impuesto municipal ) y que significativamente, se hallaba frente al molino, en el que convertían el trigo y la cebada en harina los molineros de mi niñez, el señor N y el señor E.  Entonces , el nombre de la  Panera no significaba nada por si mismo, ni lo asociábamos al lugar en el que se almacenaba el pan; su nombre , en los años de la infancia, sonaba en los oídos a “escuela”. y es que Panera y escuela eran la  misma cosa. Bastaba que alguien dijera “voy a la panera” para que todo el mundo se percatara de que iba a la escuela.”

“La Panera (el edificio rectangular) estaba partido en dos mitades, cada mitad albergaba un aula de clase. La de la izquierda la ocupamos los chicos, la de la derecha pertenecía a las chicas. Que se convirtió en escuela hacía bastantes años lo demostraba el hecho de que ya mi madre asistió como alumna a las clases de doña Teresa, la misma maestra que la regentaba cuando yo ingresé en la masculina. La nuestra estaba a cargo de don Elicio, uno de esos nombres que en la niñez nos parecía de lo más normal y ahora calificaríamos cuando menos de raros.”

“En invierno antes de entrar y seguramente para aliviarnos del frío practicábamos un juego muy calorífico: puesto los chicos en fila contra la puerta de entrada, los de la parte de atrás comenzaban a empujar con todas sus fuerzas al grito de  “ A la parida que no tiene vida” Lo normal es que la cuerda humana se rompiera por la parte más débil y algunos de los más enclenques fuera escúpido de la fila como un hueso que se disloca perdiendo su lugar de privilegio.”

“No solo existía la panera pues entonces la población infantil era numerosa,  y el edificio del ayuntamiento,  el más grande con mucho el pueblo,  acogía las aulas de los chicos y chicas mayores: dos de los primeros y otras tantas de los segundos.”

“Aunque no fuéramos conscientes del alcance qué tal suceso tendría en nuestra vida,  el traslado a las escuelas nuevas lo vivimos como una fiesta. El gobernador habían honrado al pueblo con su visita, se había dejado fotografía adjunto alcalde, el  señor cura y los funcionarios. Pero antes nos había correspondía a nosotros trajinar  con los pupitres y el resto de los enseres de la vieja escuela de la panera a las recién construidas, que se levantaban tan flamantes junto a la carretera.

Para nosotros,  desligados de otras celebraciones esa fue la verdadera fiesta,  y sólo al cabo de los años vimos las fotografías que testimoniaban la oficialidad del acontecimiento,  con la jeta algunos chicos asomando entre las autoridades y la gente adulta del pueblo.”

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Más
artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies