“… illam villam cui nomen est Sacedon quae est yusta Cegam, cum istis terminis, sicut dividit illud pinar quod estinter Baguilafont et Cegam…”

Ignacio Sanz

Homenaje del pueblo de Lastras a Ignacio Sanz y al Tio Cerillas y Tio Mariano

El pasado 25 de agosto el Ayuntamiento de Lastras de Cuéllar en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica procedió al cambio de nombre de dos de las calles del municipio.  

El pleno del Ayuntamiento decidió  renombrar  dos calles del municipio, Plaza del General Mola y  Calle Teniente  Gomez, con el nombre de Lastreños que han dejado su huella en el mundo de la literatura y la música tradicional llevando el nombre de Lastras de Cuéllar por toda España.

Tio Cerillas y Tio Mariano.

El homenaje al Tio Cerillas y Tio Mariano  contó entre  los asistentes con numerosos  familiares y amigos de los homenajeados. También estuvieron presentes algunos de los alumnos que aprendieron dulzaina y tamboril gracias al dúo musical y que tocaron algunas de sus piezas mas conocidas.

 

Reseña biográfica  a cargo de Mikel

Tio Cerillas:  Eustasio Vallejo Arranz.  Nacido en Calabazas  29-3-1904  y fallecido el 28-10-1982

A los 6 años sus padres se instalán en Lastras. De su padre Zenón aprende el difícil y complicado manejo de la dulzaina, tiene 3 oficios, Cordelero, Resinero, y dulzainero.

Tío Mariano : Mariano Sancho: Nacido en Lastras 25-9-1902 y fallecido 19-7-1984

Tamborilero desde su infancia, comenzaría con el Tío Cerillas y el padre de este, Zenón, formando un grupo de dos dulzainas y un tamboril allá por el año 1913. También tiene 3 oficios, agricultor, electricista en el salto del puente Cega y tamborilero. Comenzó a tocar a los 11 años. También tocaba la dulzaina pero derivó por el tamboril..

Durante los años 40 el Tío Cerillas, se acompañó de su hijos Eugenio y Mariano. A finales de los 50, Eugenio marchó a Madrid y le vuelve a acompañar el Tío Mariano.

Esta fue una una época dura para la Dulzaina, radio, tocadiscos, orquestas…. dejaron a a la dulzaina en un segundo plano pero en Lastras sigue presente, gracias a ellos, la música tradicional.

1967.  Dedicación exclusiva. “ERAN VIEJOS TOCANDO, PERO JOVENES ANIMANDO, TANTAS Y TANTAS FIESTAS, ROMERIAS Y EVENTOS….” En aquellos tiempos se contrataba a los músicos por el baile o vermouth y hasta que la gente aguantara. Si los mozos estaban bailando, ellos seguían hasta que no quedaba nadie. No decían a nadie que no se tocaba más

En alguna ocasión tuvieron hasta 4 actuaciones en un día. – Misa en navalmanzano – Pasacalles en Otones – Bautizo por la tarde en Lastras – Baile por la noche en Navalmanzano.

1968. Reaparición definitiva como Tío Cerillas y Tío Mariano en El Espinar.

1973 Aparición en 1,2, 3, Responda Otra Vez, con el Grupo de Paloteo de Lastras, acompañando a Duque,  Mesonero de Castilla

1980/81  grabación de 2  casettes con la casa Tecnosaga.

Eran duros y recios en su vida normal y en su faceta musical, podían pasar horas y horas tocando, infatigables, aparte de compañeros, eran buenos amigos.

Uno de los temas más representativos del repertorio de Dulzaina y Tamboril, es la Entradilla, y el Tío Cerillas tenía la suya propia.  “La Entradilla del Tío Cerillas”. El maestro Agapito hizo mención a esta versión de la Entradilla. Agapito Marazuela decía de la Entradilla Castellana: “La entradilla simboliza por si sola el valor de la música castellana, especialmente de Segovia, Avila y Valladolid, tanto por su melodía como por su ritmo y su danza. La Entradilla la danzan en las procesiones, a la salida y entrada de las imágenes en las iglesias, y aún hay algún pueblo donde se sigue danzando dentro de ellas. Además es una danza honorífica, pues el mayor homenaje que se podía hacer a un personaje cuando visitaba los pueblos de estas comarcas era echarle la ENTRADILLA.”

Actualmente son varios los grupos de Música Tradicional – FOLK, que les han hecho mención, o han recogido temas de ellos. El ejemplo ultimo, es el genial grupo VALLARNA que en su anterior trabajo, “KM 90”, recogieron el tema “El corrido del Tío Cerillas”

Poco a poco van abriendo nuevos horizontes con un   recorrido musical más amplio de lo que aisladamente es el sonido de la dulzaina y el tambór. Pero mirando hacia atrás…….la  dulzaina y el tambor no son sólo su música, sino también su “oficio” y lo que históricamente y socialmente les rodea y por tanto, al margen de los aspectos puramente musicales, no podemos dejar que esto se pierda.

Dos personas que nos han marcado, y han dejado su huella en lo relativo a nuestra cultura tradicional. Grandes personas que no queremos que caigan en el olvido. Por eso esta calle, que nos hace olvidar fantasmas del pasado y los hará presentes en la vida cotidiana de Lastras.

GRACIAS TÍO CERILLAS Y TIO MARIANO
Gracias a sus familiares por la información, especialmente a Fernando Sancho.

 

Ignacio Sanz

Posteriormente a ritmo del pasacalles el numeroso publico se dirigió a la antigua Plaza General Mola donde Ignacio Sanz descubrió su nueva denominación.

El escritor, visiblemente emocionado y agradecido dedico unas palabras que fueron completadas por su hijo ante la emoción de este.

Palabras para una plaza.

“Nadie elige el lugar de nacimiento, a menudo decisivo en el devenir de la vida. Nací en Lastras de Cuéllar hace 64 años; aquí crecí, aquí fui a la escuela y aprendí a jugar y a soñar con otros mundos. Soy de Lastras de Cuéllar hasta la médula, sin dejar por ello de observar el mundo con una mirada abierta. Aquí asistí, siendo niño, a la muerte de mi padre y a los esfuerzos titánicos de mi madre para sacarnos adelante a mis dos hermanos y a mí, como hacían tantas familias lastreñas. Aquí sentí el cariño de mis abuelos, de mis tíos y de mis numerosos primos. Y, cómo no, el cariño de mis paisanos. El cariño es un escudo eficaz contra el frío y los desahucios.

A lo largo de mi vida he ejercido dos profesiones fundamentales, la de alfarero y la de escritor. No habría sido alfarero de no haber nacido en Lastras. Lo he contado muchas veces. Quedé fascinado de niño ante la rueda de los alfareros lastreños. Y cuando, siendo adolescente, llegué a Madrid, traté de que una parte de aquella fascinación siguiera viva y por ello me matriculé en la Escuela de Cerámica, donde acudía en un hueco que hice entre mis obligaciones laborales matutinas y mis obligaciones académicas nocturnas. Tuve como maestro a Rafael Ortega, alfarero extremeño, pero más tarde conté también con los consejos decisivos de Moisés Cachacantos y del tío Pichito, dos de los últimos alfareros de Lastras. Y con el apoyo de los tejeros Carlos Avial y de Valentina Callejo que tanto nos ayudaron cuando Claudia y yo, recién casados, instalamos nuestro taller en Lastras. Y con ellos, Rafa y José, los Perreros, que en su tractor nos allegaban el barrujo hasta el pie del horno que construyó mi primo Juan Pablo ‘El Furri’ en el viejo gallinero de la familia. Las piezas tradicionales que he torneado remitían en lo sustancial a la tipología alfarera de Lastras.

El otro oficio que ha ocupado mi tiempo ha sido el de escritor. No tuve nunca un libro siendo niño. No los había, salvo aquella Enciclopedia Álvarez con la que acudíamos a la escuela. Pero Lastras era un libro abierto en la boca de los mayores que cantaban y relataban sin parar romances, refranes, oraciones, jotas, retahílas, cuentos, brindis, chanzas… La literatura corría de boca en boca. Tuve la suerte de vivir, tanto en Lastras como en Madrid, al lado de mi abuela María, portadora destacada de esa rica tradición. Aunque el pueblo entero era un compendio de saberes populares y el Banco de la Paciencia y las bodegas dos de las sedes donde se impartía la sabiduría. Necesitamos contar el mundo que vemos para hacerlo más digerible. Y la sabiduría popular flotaba en el ambiente a través de nuestro dulzaineros, el tío Cerillas y el tío Mariano, tan cabales siempre, tan caballeros. Y, junto a ellos, apuntalando la tradición, estuvieron la señora Benedicta Relata, la señora Lucía Carcelera, mi tía Pilar Sanz, mi tío abuelo Justo Díez, Eulalio Cotaña, Desiderio Garrido, Saturnino Cabrero, Máximo Peguero, Félix Serafín, Emiliano Martín… tantos y tantos. Por supuesto que luego, en Madrid, vinieron a reforzar este rico bagaje la obra poética de Antonio Machado y la de Federico García Lorca, así como las novelas de don Pío Baroja o de Italo Calvino, entre otros, que me abrieron las puertas a un mundo de ficciones universales. Pero el germen de todo acaso comenzara en los juegos, retahílas y oraciones que escuché tantas veces fascinado en la boca de mi abuela María. Por eso creo que tengo una deuda impagable al tiempo que difusa con Lastras, una deuda que he tratado de devolver en mis libros. En ellos, aunque la acción discurra en lugares imaginarios, el espíritu de Lastras flota siempre entre líneas. Porque la infancia, el resplandor de los días infantiles, nos persigue. Y los escritores lo que hacemos, lo que tratamos de hacer, es captar esa luz que envuelve los recuerdos para compartirla con nuestros lectores. Supongo que también tratamos de trasmitir las historias que nos emocionan y de restaurar con palabras el mundo que se agrieta a nuestro alrededor. Eso es lo que, con más o menos fortuna, he procurado hacer en cada uno de mis libros.

Por todo ello agradezco al Ayuntamiento de Lastras de Cuéllar que ponga mi nombre a una de sus plazas. Es una honra que me abruma y que, al mismo tiempo, me obliga todavía más, si cabe, a comprometerme con el devenir de nuestro pueblo, humillado por la despoblación, pero no vencido. Porque, como escribiera Claudio Rodríguez, «estamos en derrota, nunca en doma». Y quiero pensar que el espíritu de Lastras alienta allá donde, trasterrado y distante, haya un lastreño. Muchísimas gracias.”

Ignacio Sanz, biografía

Nacido en Lastras de Cuéllar en 1953. Escritor, folclorista, formador, narrador oral y alfarero. Desde 2005 se dedica integralmente a escribir y a la animación sociocultural.  Mas de 50 títulos recoge su obra con temas diversos desde la narrativa, la etnografía  a la novela infantil y juvenil.  Gran parte de su obra tiene como inspiración directa o indirecta a Lastras de Cuéllar y sus gentes.

Ha conseguido varios premios de relato. Con su novela “La música del bosque” quedó finalista del premio Torrente Ballester de narrativa del 2001. Con el libro Una vaca, dos niños, trescientos ruiseñores obtuvo el premio “Ala Delta” de Literatura Infantil 2010, premio que volvió a ganar en 2013 con la novela El hombre que abrazaba a los árboles.1​ Con la obra Picasso me pica le fue concedido el premio “El Príncipe Preguntón” de poesía infantil de la Diputación de Granada.

Obra:

Viajes

  • Castilla a pie (Ediciones de la Torre. Madrid, 1979)
  • Crónicas del poniente castellano (con Avelino Hernández y Miguel Manzano Alonso. Ámbito ediciones. Valladolid, 1985)
  • Hoces del Duratón (Edelvives, Zaragoza, 1988. Última edición en Edilesa. León, 2001)
  • Viaje al Señorío de Molina (Tierra de Fuego ediciones. Madrid, 1992)
  • Tierra de pinares (Honorse Tierra de pinares. Cuéllar, 2006)
  • Viaje por el río Queiles (Veoveo ediciones. Segovia, 2014)

Narrativa

  • Noche de enigmas, novela (9ª edición. Edelvives. Zaragoza, 1990)
  • Un trabajo de campo, relatos (Ediciones libertarias Madrid, 1990)
  • Historias de cochinos, relatos (3ª edición. Edelvives. Zaragoza, 1996)
  • El año del petróleo, novela (Mondadori, Barcelona, 1997)
  • El oro de la infancia y otros tesoros, relatos (Del Oeste Ediciones. Badajoz, 1997)
  • Foto movida de un gato, novela (Alba Editorial. Barcelona, 1998)
  • Un lugar de paso, novela (Huerga y Fierro editores. Madrid, 2000)
  • La casa del poeta, novela (Algaida ediciones. Sevilla, 2002)
  • La música del bosque, novela (Del Taller de Mario Muschnik. Madrid, 2002)
  • La calle Real, relatos (Caja Segovia. Segovia, 2004)
  • Tantas cochinadas, relatos (Ediciones Carena. Barcelona, 2005)
  • Las cenas contadas, novela (Palabras del candil. Guadalajara, 2007)
  • Mascarones de proa, relatos (Multiversa. Valladolid, 2008)
  • Romances en rama, romances (Palabras del Candil. Guadalajara, 2009)
  • El lector engatusado, relatos (Palabras del Candil. Guadalajara, 2009)
  • Una tierra mansa, relatos (Isla del Náufrago. Segovia, 2010)
  • El cambio climáxtico, (Sloper. Mallorca, 2012)
  • La viudas tenaces, (Rilke ediciones. Madrid, 2013)
  • Todos queremos beber cerveza y otras historias felices, (Ediciones cerveceras. Segovia, 2015)

Infantil y juvenil

  • Mi abuelo el pirata, novela (Edebé. Barcelona, 1996)
  • El humo de los trenes, cuento (Ediciones Sarriá. Málaga, 1999)
  • Uno de los nuestros, novela (Alba editorial. Barcelona, 1999. Última edición en Ediciones Progreso. México, 2005)
  • Madera de ángel, novela (S.M. Madrid. 2005, 5ª edición)
  • Claudia y el toro, álbum ilustrado (Kalandraka. Pontevedra, 2003)
  • El domador de palabras, novela (S.M. Madrid, 2005, 2ª edición)
  • Hambre de lobo, álbum ilustrado (Edebé. Barcelona, 2006)
  • Titirimundi, cuento (Macmillan. Madrid, 2008)
  • El bosque encantado, álbum ilustrado (Macmillan. Madrid, 2008)
  • El pinsapo de la plaza, novela (Edelvives. Zaragoza, 2008)
  • En la barca de Noe, recopilación de folklore infantil (Con Claudia de Santos. Hiperión ediciones. Madrid, 2009)
  • Una vaca, dos niños y trescientos ruiseñores, novela (Edelvives. Madrid, 2010)
  • Picasso me pica, Colección Ajonjolí, poesía (Hiperión Ediciones. Madrid, 2010)
  • Del amor. De la A a la Z, poemas (Everest. León, 2011)
  • Titirilibro. A los tíeteres vamos, libro-disco (Con música de El Nuevo Mester de Juglaría y fotos de Pelu Vidal. Kalandraka. Pontevedra, 2011)
  • Ladrón de caballos, novela (Macmillan. Madrid, 2011)
  • Cómo como, poesía (Ala delta, Edelvives. Zaragoza, 2011)
  • 25 Retahílas para echar a suertes, recopilación de folklore infantil (Librería Diagonal. Segovia, 2011)
  • Un ángel travieso, (Narval editores. Madrid, 2012)
  • El hombre que abrazaba a los árboles (Edelvives. Zaragoza, 2013)
  • La casa del ciempiés (Narval. Madrid, 2013)
  • Tesoros de Segovia (Ediciones Derviche. Segovia, 2014)
  • Luces de tormenta (Alandar, Edelvives. Zaragoza, 2015)
  • Historia de una sardina (Eolas Ediciones, León, 2016)

 

Otros enlaces:

Embajador de Lastras de Cuéllar,  El Norte de Castilla

Etiquetas:Tio Cerillas y Tio Mariano

"Trackback" Enlace desde tu web.

Redacción Lastras

Los autores de esta web son los vecinos de Lastras sin cuyos trabajos, fotografías e interés no habría contenido. Si quieres colaborar no lo dudes y ponte en contacto con nosotros.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies