Al cine los domingos

El matrimonio formado por Paula y Mariano de Frutos apodados «Los Majos», inauguró una sala de cine en Lastras en el año 1955. El cine se llamaba como no podía ser de otra manera «Cine de Frutos», da fe el letrero ya muy deteriorado que existe en el edificio situado en la calle Obispo Llorente.

La ubicación del cine fue en perjuicio del vecindario más próximo a la sala, ya que no en pocas ocasiones veían mermado de manera accidental el suministro de energía eléctrica durante el tiempo de proyección de las películas, que al ser muy limitado era monopolizado involuntariamente por la sala de cine.

Las tardes de los domingos de la década de los años 50 y 60 fueron más amenas, sobre todo abundaban las proyecciones de cine patrio de la época, con películas de directores como Juan de Orduña o Antonio del Amo.

Los lastreños recuerdan las películas de Marisol y Joselito entre otros, también tenían cabida algunos western americanos. El repertorio era variado pero en ocasiones repetitivo… cuando se acercaba la festividad de Todos los Santos no faltaba la película «Don Juan Tenorio» (1952) dirigida por Alejandro Perla. Algunos lastreños recuerdan con cariño ver en numerosas ocasiones «Tulsa, ciudad de lucha» (1949).

Para el anecdotario local siempre quedarán varios intentos de proyectar cine coloreado o incluso en 3D. La técnica era sencilla, y un tanto ortodoxa, en una de sus salas el cine estaba equipado con un moderno televisor en blanco y negro de la época, la pantalla se cubría con un filtro a base de papel celofán que podía ser de diferentes colores: azul, verde… el resultado en determinadas escenas era relativamente aceptable, sobre todo cuando abundaban planos con cielos azules o verdes praderas, en el resto el efecto era bastante discutible.

Las proyecciones de cine en Lastras no acabaron aquí, desde el año 1965 hasta 1970, en la casa del cura existió un Tele-club donde también se pudieron visionar películas. La llegada de los primeros televisores hirió de muerte a las salas de las pequeñas localidades como la de Lastras o Navalmanzano. El «Cine de Frutos» pasó a la historia y se transformó en lugar de representación de obras teatrales y de algún que otro concierto.

«Si no puedes con tu enemigo, únete a el», eso debió pensar Felicísimo de Frutos uno de los hijos de Paula y Mariano. Felicísimo trabajó como técnico en Televisión Española, pero también durante los años 70 vendió a varios vecinos del pueblo televisores caseros en blanco y negro que el mismo fabricaba, distribuía y si se daba el caso los reparaba, de tal manera que el primer televisor de Juan Arribas Garrido, de los Cagarranas, era «made in Felicísimo», como bien recuerda su hijo José, el que fuera alcalde del pueblo desde el año 1979 a 1982.

Extracto del libro «Lastras de Cuéllar, un pueblo y sus gentes»

Si te ha gustado comparte en redes sociales:

Más
artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto rápido

2006 – 2021 © All rights reserved. Alojada en Avantys.com

2006 – 2021 © All rights reserved.
Alojada en Avantys.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies